Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Preguntas Frecuentes

¿Cuando consultar al psicólogo?

No siempre es fácil delimitar con claridad cuando un problema detectado en un niño o adolescente es susceptible de consulta psicológica. Como regla general, podemos afirmar que es necesaria la consulta al psicólogo cuando un niño presenta conductas inadecuadas, por acción u omisión (que no están de acorde a su edad o lo esperado en su cultura), que son frecuentes (persistentes en el tiempo), que su magnitud es excesiva y/o que cursan con un deterioro significativo en el rendimiento escolar o en las relaciones con su familia o compañeros. También es especialmente necesario acudir a un profesional cuando tenemos dificultades en el aprendizaje, bajo rendimiento escolar o desmotivación. En muchas ocasiones no detectar problemas específicos del aprendizaje a tiempo suponen un gran desconcierto para los padres que ven como el niño, pese a esforzarse mucho, no consigue los objetivos curriculares y su desmotivación va en aumento, convirtiéndose el tiempo de los deberes en un verdadero suplicio para todos.

¿Como trabajamos?

El equipo Psicodiagnosis lo componen actualmente cuatro psicólogos (Sergi, Patricia, Olga, Julieta) especializados en psicología infantil-juvenil, una logopeda y una psiquiatra. Aunque los niños son atendidos en un primer momento por uno de los profesionales individualmente, trabajamos de forma conjunta y con coordinaciones frecuentes según las necesidades de cada caso o familia. Esto nos permite dar un apoyo e intervención multidisciplinar cuando es necesario y cubrir todas las necesidades en los casos más extremos. Estas coordinaciones se extienden, cuando lo creemos preciso, a otros ámbitos como la escuela u otras instituciones de salud ya sean públicas o privadas.
Nuestro objetivo es poder ofrecer atención inmediata y respuestas eficaces ante la demanda de ayuda u orientación por parte de las familias.

¿Cómo explicar a un niño que va ir al psicólogo?

Debemos dar una explicación adecuada a la edad del niño. Nunca hay que mentirles u omitir la palabra "psicólogo" (especialmente en niños/as a partir de 6 o 7 años) ya que puede inducirles a pensar que es algo susceptible de ocultar y, por tanto, no bueno cuando lo descubren y no se les ha explicado. Hay que comentárselo con naturalidad y, sobretodo, que nos vean muy tranquilos. No excederse en excesivos argumentos.
En los más pequeños podemos comentarles que vamos a un sitio donde van a jugar y hacer diversas actividades con unas personas que se llaman psicólogos y son como unos maestros pero más divertidos ya que juegan con nosotros y escuchan nuestros problemas para ayudarnos.
En niños mayores y/o adolescentes hay que hablar abiertamente de la necesidad de acudir a un psicólogo pero haciendo énfasis en que no se trata de "llevarlo al psicólogo para que lo trate", sino que quizás toda la familia necesita recibir orientaciones cuando tenemos un problema en casa. Es decir debemos asumir que tenemos un problema a nivel de familia y todos somos susceptibles de recibir orientaciones y cambiar cosas. El desplazar el centro de atención hacia toda la familia en lugar de centrar todo el peso del problema en él puede ayudarnos a que sea más receptivo a la hora de acudir a consulta.
También nos ayudará el explicar que los psicólogos infanto-juveniles no tan solo tratamos los diferentes trastornos clínicos sino que ejercemos de entrenadores (coaches) en población "normal" para mejorar, entrenar o rectificar algunos aspectos de nuestro funcionamiento personal. Entre las personas que ayudamos están colectivos con altas capacidades intelectuales y deportistas juveniles de élite. Por tanto, ir al psicólogo no es sinónimo de estar enfermo sino de tener una voluntad de cambio y mejora personal.

¿Cómo se efectua la evaluación psicologica niño?

La evaluación psicológica de niños y adolescentes tiene unas características propias que la hacen diferente, en algunos aspectos, de la de los adultos. El juego, es una herramienta fundamental con los más pequeños. Para los adolescentes hay que crear un espacio de confianza mútuo previo a cualquier evaluación. Existen diferentes pruebas (cuestionarios, registros, test, baterías, etc...) que pueden ayudar en la recogida de datos y la formulación de las hipótesis diagnósticas. Sin embargo, con niños, son imprescindibles los datos aportados por padres y maestros.

¿Qué tipo de terapia es la más adecuada en niños?

Tradicionalmente en la Psicología Clínica han coexistido diferentes modelos teóricos. No podemos afirmar que ninguno de ellos tenga el patrimonio de la exclusividad en la eficacia terapeutica. Sin embargo, actualmente, la tendencia más extendida es la de utilizar un enfoque práctico. Es decir, en base al tipo de problema y las características del niño y sus circunstancias se utilizan las herramientas terapeuticas que han demostrado una mayor eficacia en ese tipo trastorno. No obstante, el modelo cognitivo-conductual es el que proporciona, hoy en día, el conjunto de técnicas más fiables y eficaces para el tratamiento de la conducta tanto en la población general como en el ámbito clínico. Estas técnicas son aplicadas directamente por el terapeuta pero también suelen ser enseñadas a los padres para poder utilizarlas en el ámbito familiar.

¿Cuanto cuesta cada visita?

Normalmente, la primera consulta, si se efectúa mediante teléfono o correo electrónico para valorar la necesidad de acudir al gabinete, es GRATUITA y sin compromiso (puede utilizar nuestro formulario).
Otra posibilidad es solicitar una primera visita informativa. Su función es consultar directamente en el gabinete al especialista en psicología infantil o juvenil y encontrar información relevante acerca del motivo de consulta. El coste único es de 50€.
En el caso de que se acuerde efectuar una evaluación psicológica o diagnóstico, las sesiones de evaluación (normalmente son 3 o 4) tienen un coste de 65€ y las posteriores sesiones 50€. Si hay que efectuar un informe por escrito el coste adicional es de 60€.
Los precios pueden reducirse si la terapia se aplica en grupos o si se precisan muchas sesiones. Hoy en día se tiende (dentro de la posibilidad de cada caso) a efectuar las intervenciones en el menor espacio de tiempo posible, combinándolo con las tareas para casa, el entrenamiento a padres o educadores y la supervisión mediante teléfono u otras técnicas (correo electrónico, etc...) por lo que un tratamiento convencional privado no tiene por qué resultar caro.

¿Es eficaz el tratamiento psicológico en niños?

El nivel de eficacia del tratamiento psicológico dependerá de diferentes variables como el tipo de trastorno, gravedad del mismo, antigüedad, frecuencia e intensidad del mismo, así como la presencia de factores ambientales de riesgo. En general, podemos afirmar que los resultados del tratamiento son mucho mejores que si se comparan con la situación de no tratamiento. Además la familia recibe información concreta acerca de las características del problema y recursos disponibles para afrontarlo. En algunos trastornos es necesario, conjuntamente con la intervención psicológica, la participación de otros profesionales (pediatra, logopeda, etc...).

Patrocinadores:

00001327