WISC-R WISC-IV

"Lo que medimos con los tests de inteligencia no es lo que aparentemente pretende medir el test, la información del sujeto, su percepción espacial o su capacidad de razonar. Lo que miden los tests de inteligencia -lo que esperamos y deseamos que midan- es algo mucho más importante: la capacidad del sujeto de comprender el mundo que le rodea y los recursos que posee para enfrentarse con sus exigencias y desafíos".

David Wechsler (1.896-1.981)

1- Introducción

-El WISC-R y su reciente actualización el WISC-IV, constituyen las pruebas de Inteligencia más conocidas y utilizadas por parte de los diferentes profesionales de la salud y educación infantil. La primera publicación de la escala tal como la conocemos, se remonta a 1.974, 25 años después de la publicación original del WISC de la que se derivó.
-Ambas pruebas son de aplicación individual y en el caso del WISC-R, nos permiten obtener puntuaciones en tres escalas: la verbal, la manipulativa y la total. Las escalas verbal y manipulativa se identifican, según el modelo aportado por Wechsler, con las dos formas principales de expresión de las capacidades humanas (Inteligencia). La tercera escala o Escala Total representa un índice global obtenido a partir de las dos escalas anteriores.

-Uno de los grandes avances que supusieron estas pruebas, es la superación del antiguo concepto de "cociente de inteligencia", en el que pruebas como las planteadas por el Terman-Merrill de 1.937, los niños tenía que superar diferentes pruebas en cada grupo de edad, por lo que los cocientes de inteligencia resultantes, no tenían el mismo significado en todas las edades.
-El WISC-R y posteriores, las tareas a efectuar son prácticamente las mismas para todos los niños de edades comprendidas entre 6 y 16 años. El niño va a ser comparado con su grupo de edad pudiendo establecer su posición jerárquica dentro ese grupo. De esta forma podemos obtener el nivel de funcionamiento intelectual del niño respecto a sus compañeros de edad. Esto es posible gracias a que las puntuaciones del sujeto, son comparadas con las que se obtuvieron en una muestra representativa de la población y de su misma edad, en el proceso de baremación de la prueba previa a su utilización.

-Las puntuaciones directas obtenidas tras el pase de la prueba son convertidas en puntuaciones típicas derivadas. En cada una de las subpruebas se establece una media de 10 y una desviación típica de 3. En el caso de las puntuaciones totales con el que se expresa el C.I., toma una media de 100 con una desviación típica de 10. Las puntuaciones así expresadas nos proporcionan también la posibilidad de conocer el Percentil del niño en cada una de las pruebas. Esto es, el porcentaje de sujetos que deja por debajo de su puntuación y dentro de su mismo nivel de edad. Así un percentil P=60 nos indicaría que el sujeto, en esa área, ha obtenido una puntuación que supera al 60% de los niños de su misma edad.

-Recordemos que estas pruebas se basan el en principio de distribución de curva normal (distribución en forma de campana) y donde se supone que los resultados se distribuyen en mayor proporción en la zona media (Percentil 50) siendo menores a medida que nos acercamos a los extremos, es decir, si examináramos, por ejemplo, a una clase de un determinado curso, un 50-70% de los alumnos puntuarían entre 4 y 6 (sobre 10), un 25-30% lo constituirían el grupo con puntuaciones de 2 a 3 y de 7 a 8, mientras que sólo porcentaje menor al 10% obtendría valores extremos de 0-1 o de 9-10. Este principio aplicado a las puntuaciones directas permite obtener las puntuaciones típicas correspondientes y su posicionamiento dentro de dicha distribución.

-Lo significativo de las puntuaciones típicas es que logran superar el problema antes señalado en las antiguas escalas de Terman-Merrill, ya que ahora, con éstas podemos efectuar comparaciones no tan sólo en cada grupo de edad sino entre diferentes edades. El significado de una puntuación típica de 10 en una subescala o de 100 en una de las escalas generales del WISC, supone lo mismo independientemente de la edad del niño: Que se encuentra justo en el nivel medio de su grupo (percentil 50).

-El WISC-R, proporciona tres valores de C.I. (Cociente Intelectual) asociados a las tres escalas primarias mencionadas (Verbal, Manipulativa y Total). La parte verbal contiene 6 subpruebas y la manipulativa otras 6 subpruebas. Para el cálculo del CI total no se contabilizan las subpruebas de Dígitos y Laberintos.

-La área verbal es muy dependiente de las habilidades lingüísticas y constituye un indicador de la capacidad para el aprendizaje escolar (lectura, comprensión, etc...).

-La parte manipulativa o espacial se componen de otros factores más libres de la influencia verbal como son las capacidades sensoriales, la discriminación visual o la capacidad viso-motora.

-Cuando hay discrepancias significativas (más de 15 puntos) entre las dos escalas (verbal y manipulativa) hay que tener cierta precaución en su interpretación ya que estas pueden deberse a diferentes factores. Normalmente asociamos una puntuación superior en la escala verbal frente a la manipulativa, a una dependencia del hemisferio izquierdo especializado en el procesado de estímulos lingüísticos. En el caso contrario, sería el hemisferio derecho como especialista en el proceso de estímulos viso-espaciales quien estaría en una posición de dominancia. No obstante, hace falta un análisis detallado de cada una de las subpruebas para el establecimiento de hipótesis explicativas. Necesitamos observar los procedimientos de resolución de cada una de las tareas y la conducta manifiesta que presenta el niño durante la realización de las mismas (impulsividad, distracción......). Es posible también que estemos delante de indicadores emocionales que necesiten evaluación independiente.

3- Interpretación de cada una de las escalas

En términos generales podemos afirmar que una puntuación típica (no la directa) de 10 puntos en cualquiera de las subpruebas marcaría el término medio normativo. Puntuaciones superiores a 10 indicarían capacidades en esa área por encima de la media del grupo y puntuaciones por debajo lo contrario. En las escalas generales (Áreas verbal, manipulativa y Total) la puntuación media se sitúa en 100.

Portada protocolos WISC-R, WISC-IV

ÁREA VERBAL

1) Información

Esta subprueba supone una muestra del conocimiento del niño respecto a hechos o datos aislados y, por tanto, una medida de la información general adquirida durante la educación familiar, escolar o social. También nos proporciona claves con respecto a la capacidad del sujeto para almacenar y recuperar viejos datos.
Puntuaciones altas aquí no deben interpretarse como indicadores de aptitud mental, ya que la adquisición de datos aislados no implica que sepan cómo aplicarlos o utilizarlos de forma efectiva.

2) Semejanzas

Mide la formación de conceptos verbales: la capacidad para colocar objetos y eventos juntos en un grupo o grupos con significado. La capacidad de poder agrupar la información constituye una medida de la competencia cognitiva que puede alcanzar el sujeto.
A pesar de que la formación de conceptos puede ser un proceso voluntario, propositivo, también refleja palabras de sentido común en el sujeto y que surgen automáticamente. La ejecución en esta subprueba se relaciona con oportunidades culturales y patrones de interés. También puede estar implicada la Memoria.

3) Aritmética

Esta Subprueba requiere que el niño siga instrucciones verbales, que se concentre en partes específicas de las preguntas y que utilice operaciones numéricas. Se mide, por tanto, razonamiento numérico y concentración mental. Se requiere el uso de funciones no cognoscitivas (concentración y atención) en conjunto con funciones cognoscitivas (conocimiento de operaciones numéricas). El éxito en la prueba puede venir determinado por el nivel de educación, la capacidad de atención sostenida e incluso de reacciones emocionales transitorias.

5) Comprensión

Esta subprueba requiere la comprensión de situaciones dadas y la presentación de respuestas a problemas específicos. El éxito depende, en parte, de la posesión de información práctica, además de una capacidad para recurrir a experiencias pasadas a fin de llegar a soluciones. Las respuestas pueden reflejar el conocimiento del niño de las normas convencionales de conducta, extensión de oportunidades culturales y nivel de desarrollo de la conciencia o sentido moral. El éxito sugiere que la persona posee juicio social, o sentido común, y un conocimiento de los convencionalismos sociales. Estas características implican una capacidad para utilizar los hechos de modo pertinente, significativo y apropiado en términos emocionales.

4) Vocabulario

-Se trata de una prueba para evaluar el conocimiento de palabras. El niño para su explicación necesitará recurrir a una variedad de factores relacionados con la cognición: su capacidad de aprendizaje, riqueza de ideas, memoria, formación de conceptos y su desarrollo del lenguaje. Todo ello será función del ambiente educativo del niño y sus experiencias.

-Debido a que el número de palabras que el sujeto conoce correlaciona con su capacidad para aprender y acumular información, la subprueba proporciona una medida bastante fiable de la capacidad intelectual del sujeto. Por tanto, se trata de un índice útil de la capacidad mental general de la persona. La ejecución en la subprueba es estable a través del tiempo y posee una relativa resistencia a la deficiencia neurológica y a la perturbación psicológica.

6) Dígitos

Se trata de una medida de la memoria auditiva a corto plazo y de la atención. La propia capacidad para relajarse afecta a la ejecución. Un niño ansioso puede obtener puntuaciones inferiores. La tarea evalúa la capacidad del niño para retener diversos elementos que no tienen relación lógica entre sí. Debido a que la información auditiva debe recordarse y repetirse de manera oral en una secuencia adecuada, la tarea puede darnos una idea de la capacidad del niño en los procesos que requieren secuenciación (por ejemplo : problemas matemáticos).

ÁREA MANIPULATIVA O ESPACIAL

7) Figuras Incompletas

Se trata de una prueba de discriminación visual. El niño debe encontrar la parte que falta en un dibujo de una figura humana u objeto. Es esencial para una buena ejecución saber diferenciar los detalles esenciales de los que no lo son. Se requiere concentración, razonamiento, organización y memoria visual. Igualmente implica la memoria a largo plazo dado que el niño debe recuperar la información de la figura completa almacenada en su memoria. Figuras incompletas puede medir las capacidades perceptual y conceptual que participan en el reconocimiento e identificación visual de objetos familiares. La demora del impulso y la riqueza de las experiencias vitales de los niños también afectarán la ejecución en esta subprueba.

8) Historietas

-El niño debe ordenar unas tarjetas para crear una historia con sentido y con inicio y final. Esta subprueba mide la capacidad de los niños para comprender y evaluar una situación. A fin de terminar la tarea, los sujetos deben comprender la idea general de una historia. A pesar de que, en ocasiones, la realización en algunos niños obedece a un patrón de ensayo/error, es necesario un acercamiento a toda la situación que se representa en las tarjetas para dar una respuesta exitosa.

-Se trata de una prueba de razonamiento no verbal que puede considerarse como una medida de la capacidad de planificación. Se encuentran implicadas la anticipación, organización visual y secuenciación temporal. También se evalúa la capacidad para anticipar las consecuencias de los actos o situaciones iniciales, al igual que aquella para interpretar situaciones sociales.

9) Cubos

-Diseño con Cubos implica la capacidad para percibir y analizar formas mediante descomponer un todo (el diseño) en sus partes componentes y después armarlas en un diseño idéntico, un proceso que se denomina análisis y síntesis. La prueba combina organización visual y ejecución visomotora. El éxito implica la aplicación de la lógica y del razonamiento a los problemas de relaciones espaciales. En consecuencia, Diseño con Cubos se considera como una tarea no verbal de formación de conceptos, que requiere organización perceptual, visualización espacial y conceptuación abstracta. También es una tarea de construcción que implica las relaciones espaciales y la discriminación figura-fondo.

-Los niños con problemas visuales (estrabismo, astigmatismo, etc..) o con lateralidad cruzada pueden presentar en esta prueba puntuaciones bajas.

10) Rompecabezas

-Se trata, prioritariamente, de una medida de la habilidad de síntesis del niño. Para ello deberá unir debidamente las piezas para formar un objeto familiar (a modo de puzzle). La coordinación visomotora juega aquí un papel decisivo.
-La prueba es también un examen de la capacidad de organización visual. Ésta se requiere para producir un objeto con base en partes que pueden no reconocerse de inmediato.
A fin de resolver los rompecabezas, las personas deben comprender un patrón completo mediante anticipar las relaciones entre sus partes individuales. Las tareas requieren cierta capacidad constructiva al igual que habilidad perceptual, los niños deben reconocer las partes individuales y colocarlas de manera correcta en la figura incompleta. La ejecución también puede relacionarse con la velocidad y precisión de la actividad motora, con la persistencia y con la memoria visual a largo plazo (información almacenada acerca del objeto que ha de formarse).

11) Claves

-Claves, detecta la capacidad para aprender una tarea no familiar e implica velocidad y precisión de la coordinación visomotora, habilidades de atención, memoria a corto plazo, flexibilidad cognoscitiva y, posiblemente, motivación. La subprueba también requiere de velocidad de operación mental (velocidad psicomotora) y, en cierto grado, agudeza visual. El éxito depende no sólo de comprender la tarea, sino también de utilizar lápiz y papel con habilidad.

-La velocidad y precisión con la que se ejecuta la tarea son una medida de la capacidad intelectual del niño.

12) Laberintos

-En esta prueba el niño debe encontrar y trazar con lápiz la salida de varios laberintos. Para lograr el éxito el niño deberá : a) atender las instrucciones, que incluyen localizar una ruta desde la entrada hasta la salida, evitar los callejones sin salida, no cruzar líneas y sostener el lápiz sobre el papel; y b) ejecutar la tarea, lo que requiere recordar y seguir las instrucciones, presentar coordinación visomotora y resistir el efecto desorganizador de la velocidad necesaria implícita.
-Esta subprueba mide la capacidad de planificación y la organización perceptual (seguir un patrón visual). El éxito requiere control y velocidad visomotores, combinados con precisión.

4- Factores de Kaufman

-Kaufman en 1.975, tras someter al WISC-R a un análisis factorial, encontró tres factores:

1- Comprensión verbal.
2- Organización perceptual.
3- Independencia a la distracción.

Los dos primeros se corresponderían con las áreas verbal y manipulativa, la tercera la llamó Independencia a la distracción.
La inclusión de este tercer factor quería ayudar a comprender mejor las capacidades del niño. Mientras que los dos factores clásicos se situarían en el dominio de lo cognoscitivo, el nuevo factor puede tener distintas interpretaciones: falta de atención, ansiedad, poca motivación para la tarea, etc... Por tanto, se aconseja cautela a la hora de interpretar este tercer factor y se recomienda hacerlo sólo cuando la puntuación de una de las subpruebas de las tres que componen el factor "Independencia a la distracción" (aritmética, dígitos o claves), obtiene un resultado significativamente mayor o menor (+/-3 puntos) que la media de las puntuaciones típicas en las otras dos pruebas (verbal y manipulativa).

De todas formas, un déficit específico en el área de la independencia a la distracción, debe ponernos en alerta respecto a que el niño pueda estar puntuando por debajo de sus capacidades reales y lo que estaríamos midiendo, en algunas pruebas, no es su competencia real sino el resultado de su inatención.
Con niños muy hiperactivos o con déficits atencionales acusados podría ser necesario efectuar un retest en algunas pruebas.

-Para analizar correctamente los factores de Kaufman debemos pasar las 12 subpruebas al niño, incluidas las optativas (dígitos y laberintos).

Composición Factores de Kaufman

Comprensión Verbal Organización Perceptual Independencia a la distracción
1- Información 2- Figuras incompletas 5- Aritmética
3- Semejanzas 4- Historietas 10- Claves
7- Vocabulario 6- Cubos 11- Dígitos
9- Comprensión 8- Rompecabezas  
  12- Laberintos  

5- Otros factores a tener en cuenta

-El autor hace especial énfasis a que no debemos quedarnos sólo con los resultados sino también efectuar un análisis cualitativo de las respuestas y del estilo de actuación del niño durante la prueba. A partir de estos datos podemos establecer hipótesis sobre los aspectos adaptativos y defensivos de la personalidad, la rigidez o flexibilidad del pensamiento e incluso sobre el grado en que posibles factores emocionales pueden estar regulando su comportamiento. El niño se puede haber mostrado abierto y colaborador o cerrado y poco comunicativo. Consideramos necesarios establecer una mínima interacción distendida con el niño antes de proceder a su evaluación.

6- Ventajas y límites del WISC-R

-La prueba constituye una excelente herramienta para aportarnos una primera evaluación de la competencia intelectual del niño. La validez y fiabilidad de la prueba está debidamente contrastada. Con ella podemos tener una panorámica global de su funcionamiento y detectar sus puntos fuertes y débiles. Es una prueba de amplio espectro que nos aporta pistas definitivas para profundizar con otras pruebas más específicas en las áreas deficitarias.

-El tiempo de aplicación es de aproximadamente 90 minutos. En niños pequeños o, según el caso, puede ser conveniente aplicar la prueba en dos sesiones espaciadas para evitar el efecto de cansancio.

-En cuanto a los aspectos mejorables de la prueba, ya superados por el WISC-IV, indicar que los baremos se efectuaron por grupos de 1 año de edad. Ello implica que puede haber un margen de error si el niño se sitúa, cuando se le aplica la prueba, justo antes o después de cumplir los años.
Otro elemento a destacar es que parte del material ha quedado algo anticuado y no acaba de encajar en la realidad actual (rompecabezas, historietas...).
Finalmente señalar la falta de elementos más visuales que resultan más atractivos para el niño. Como ya se ha apuntado estos aspectos han sido corregidos y mejorados en la actual versión.

-Una de las limitaciones que sigue estando presente en las pruebas WISC es su incapacidad para detectar problemas específicos de la lectura como la dislexia. Pese a que hay varias pruebas en las que se analiza la capacidad de comprensión, abstracción o dominio del lenguaje en general, no hay ninguna prueba específica en la que el niño deba leer sino que todo tiene lugar mediante la recepción y expresión oral dejando de margen la lectura. Por tanto podemos tener niños con puntuaciones altas en el área verbal que, sin embargo, presenten una dislexia. Otras pruebas de CI como la batería K-ABC de Kaufman, sí que tienen en cuenta estos aspectos y se consigue no tan sólo la detección de los problemas lectores sino el punto de corte en donde se encuentra la competencia real del niño en este ámbito.

-Señalar finalmente que la prueba no está construida específicamente con fines diagnósticos de ningún tipo, si bien, el resultado total del C.I puede indicarnos (según algunos criterios diagnósticos como los contemplados en el DSM-IV), la presencia de un retraso mental leve, moderado o severo.

7- WISC-R, T.D.A.H. y Asperger

-Respecto a indicadores para el Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (T.D.A.H.), la prueba puede darnos algunos indicios a pesar de que no está construida específicamente para este trastorno.
La actitud del niño ante las diferentes pruebas, su impulsividad o atención nos da una información valiosísima. En general los niños con déficits atencionales puntúan bajo en Aritmética, Claves y Dígitos del WISC-R. Estos factores son los que agrupa Kaufman bajo el nombre Independencia a la distracción y puede ser un indicador de la presencia del trastorno.
(Al final de esta página se adjunta una plantilla de corrección excel con la que se pueden conseguir los resultados de la prueba a partir de las puntuaciones típicas y obtener los factores de Kaufman por si procede su análisis)

-Puede ser necesario, en caso de niños muy inquietos o con déficits atencionales muy acusados, efectuar en alguna de las pruebas un retest (al cabo de unos días) a efectos de verificar los resultados, en especial, en aquellos sobre los que se tenga dudas. Ello puede implicar un riesgo por el sesgo que puede introducir el hecho de que el ejercicio deja de ser novedoso, sin embargo, puede estar justificado en muchos casos, en especial en aquellos que se han encontrado discrepancias importantes entre los diferentes items o se tengan fundadas sospechas entre la capacidad real del niño y los resultados hallados.

-Puede también ser conveniente la administración de la prueba en diferentes sesiones para evitar el efecto del cansancio o la desmotivación hacia la tarea, lo que podría distorsionar los resultados. Las pruebas Wisc están construidas para evaluar diferentes procesos cognitivos. Si hay desatención o desmotivación obtendremos unos resultados por debajo de las capacidades reales y deberemos tener en cuenta que ello es producto de estos factores.

-Referente a su utilización en niños del espectro autístico tipo Asperger hay que señalar que:

1º- Algunas personas creen que la presencia de altas puntuaciones en algunas de las pruebas, supone una confirmación del trastorno (si además van acompañados de los síntomas nucleares del autismo de alto nivel). Pese a que muchos niños Asperger tienen capacidades específicas muy desarrolladas, éstas no se incluyen como criterios diagnósticos suficientes o necesarios. Tampoco es cierto que todos los asperger sean superdotados en alguna área.

2º-Sí que suelen darse en el grupo Asperger una cierta discrepancia entre las escalas verbales y manipulativas a favor de de las primeras normalmente, si bien, se ha informado al respecto de hallazgos en el sentido contrario. Lo característico es que suelen producirse resultados disarmónicos, es decir, un patrón de resultados en los que alternan puntuaciones altas o muy altas con otras bajas o muy bajas.
Las mejores puntuaciones se producirían en la pruebas de "información", "semejanzas" y "cubos". Las peores en las de "rompecabezas", "comprensión" y "claves". Sin embargo, se insiste en la dificultad de establecer criterios uniformes para todos los niños en este tipo de pruebas ya que existen factores de riesgo no controlables fácilmente (motivación, déficit atencional...).

-En el nuevo WISC-IV el área de Velocidad de Procesamiento es la que suele presentar los peores resultados globales con estos niños.

3º-Antes de pasar la prueba, debemos asegurarnos de que exista un mínimo de motivación hacia la tarea y que el niño comprenda perfectamente lo que se le está pidiendo. Un niño Asperger puede perfectamente considerar irrelevante una tarea y no llevarla a cabo con toda la competencia de que es capaz si no se le motiva adecuadamente.

La utilización del WISC-R o WISC-IV en niños con T.G.D. (Trastornos Generalizados del Desarrollo) debe hacerse con prudencia y evaluando previamente con pruebas más simples la idoneidad de su aplicación. En niños con problemas en la expresión oral deberá valorarse su evaluación con otro tipo de pruebas para valorar su capacidad real.

8- Las nuevas aportaciones del WISC-IV

-La Escala se compone de 15 tests, 10 principales y 5 optativos. Los principales cambios en cuanto a estructura se refieren a la incorporación de 5 pruebas de nueva creación (Animales, Adivinanzas, Matrices, Conceptos y Letras y Números) y la eliminación de otras presentes en versiones anteriores (Laberintos, Rompecabezas e Historietas). Todos los materiales han sido renovados y el contenido de los tests ha sido revisado y adaptado a las necesidades actuales y a los últimos avances en la investigación, ampliando el ámbito de aplicación para abarcar niños con muy bajas o altas capacidades y mejorando las normas de aplicación y corrección. El WISC-IV ha sido tipificado con una muestra de 1.590 niños representativa de la población infantil española. Los baremos se distribuyen ahora de 4 en 4 meses en 33 grupos de edad.

-Otras novedades importantes son la agrupación de los diferentes resultados en 4 áreas principales de las que podemos obtener el correspondiente C.I. : Comprensión Verbal, Razonamiento perceptivo, Memoria de trabajo y Velocidad de Procesamiento.

INTERPRETAR WISC-IV

Áreas Principales del WISC-IV

Comprensión Verbal Razonamiento Perceptivo Memoria de Trabajo Velocidad de Procesamiento
Semejanzas Cubos Dígitos Claves
Vocabulario Conceptos Letras y Números Búsqueda de símbolos
Comprensión Matrices Aritmética Animales
Información Figuras Incompletas    
Adivinanzas      

Material gráfico para la prueba de animales

-El WISC-R ha sido ya descatalogado, el WISC-IV puede conseguirse en: PSYCHCORP

8- Plantilla para la corrección del WISC-R

-Adjuntamos plantilla en formato Excel para la ayuda en la corrección del WISC-R. Sólo es necesario introducir las puntuaciones típicas (no las directas) obtenidas en cada una de las subpruebas y la plantilla calculará todos los resultados totales así como los diferentes percentiles. Dado que lo que se introduce son las puntuaciones típicas, la plantilla sirve para todas las edades.

-Igualmente se calcularán de forma automática los factores de Kaufman por si procede su análisis. En la hoja 2 y 3 aparecerán las correspondientes gráficas ampliadas con los perfiles y percentiles obtenidos.

(Pulsar sobre la imagen para abrir)

-Esta plantilla está a libre disposición de todos los usuarios de psicodiagnosis y puede personalizarse libremente.

Temas Relacionados:

Otros enlaces:

HTP (Test casa-arbol-persona) Interpretación del dibujo infantil Trastorno del Cálculo (Discalculia) ¿Qué es la Lateralidad Cruzada?

Buscar más:

Enlaces patrocinados:

A tener en cuenta:

Los contenidos de esta web sólo tienen carácter de información general. Dicha información no debe ser utilizada con fines diagnósticos o de tratamiento. Sólo el profesional de la salud pertinente está facultado para tomar las decisiones adecuadas tras la evaluación del caso concreto.